Los amantes de la vida en el campo, que están deseando que llegue el fin de semana para poder hacer una escapada a lugares más verdes, pueden crear su particular oasis en la ciudad con un salón de inspiración rústica. Un salón que les recuerde sus escapadas a casas rurales en plena naturaleza.

En la decoración de estas casas rurales suelen predominar materiales tradicionales como la madera, el ladrillo, la piedra o el hierro forjado. Encontrar en la ciudad apartamentos con piedra o ladrillo a la vista es complicado, por no decir casi imposible. Crear una pared de piedra resulta poco económico, así que toca echar mano de la imaginación y la creatividad. Encontrar algo que reproduzca el aspecto de una pared de piedra, pero a un precio más asequible, como por ejemplo un fotomural. Colocado únicamente sobre una parte de la pared, creará un atractivo contraste con una pared blanca.

Fotomural pared de piedra

Para lograr un ambiente acogedor y natural, mezclaremos muebles de madera de diferentes tonalidades, jugando con la contraposición entre claros y oscuros. Otra opción es apostar por madera natural o reciclada, una de las tendencias actuales en decoración. Una vieja estantería o puerta puede tener una nueva vida como una mesa de comedor. Además, para dar vida a la decoración del salón, podemos añadir algunas plantas para trasladar una pequeña parte de la naturaleza a este refugio campestre para almas atrapadas en el universo urbanita.

Complementaremos la decoración con accesorios como jaulas de pájaros de acabado oxidado y viejas botellas de vidrio reciclado, que pueden ser utilizadas como jarrones. Sin olvidar los textiles, en los que jugaremos con gamas de tonalidades tierra, ocres y blancos.

¡Y ya tenemos un refugio en el que aislarnos del ritmo agitado de la ciudad!