La decoración de un dormitorio no deja de ser una tarea en la que debemos poner todos nuestros sentidos, ya que se trata de un espacio en el cual ellos pasaran gran parte de su tiempo, donde aprenderán a desarrollar sus sentidos, y donde deben encontrarse cómodos y felices.

Cualquier mínimo detalle es esencial para procurarles un ambiente acogedor y divertido.

En primer lugar hay que tener en cuenta el de la habitación, este debe de ser suave y neutro, aunque siempre se puede combinar con pequeñas pinceladas de tonos llamativos para darle un toque fresco y alegre.

En cualquier caso no debemos olvidar que las paredes de un dormitorio infantil son un blanco fácil para que los niños experimenten con sus primeros garabatos, por lo que debemos asegurarnos que se trate con pintura plástica o algún tipo de papel pintado que sea lavable, también algunos tipos de fotomurales son una buena opción.

El suelo es el lugar donde mas tiempo pasarán los pequeños por lo que una buena idea sería cubrirlos con alfombras infantiles de pelo corto y anti-ácaros para que no atraigan demasiada suciedad, con el fin de protegerlos del frio y proporcionarles una base más confortable para jugar.

Si disponemos de una habitación pequeña, las camas nido son una buena opción para ahorrar espacio, ya que son compactas y proporcionan un espacio adicional que puede ocuparse por otra cama o por cajones, los cuales servirán como medio de almacenaje para ropa, juguetes o libros.

Uno de los aspectos fundamentales en la organización de un dormitorio infantil es el orden. Podemos encontrar una gran variedad de baúles, cestos, cajas decorativas o divertidos pufs con tapa que además de darle un toque muy creativo a la estancia servirán para guardar juguetes, libros y todo aquello que pueda ocupar más espacio.

Es importante que los muebles de almacenaje sean vistosos y llamen la atención del niño con el fin de que éste aprenda a utilizarlos y a colocar cada cosa donde corresponda. Los más recomendables son aquellos provistos de ruedas de forma que ellos puedan desplazarlos fácilmente y a la vez faciliten la labor de limpieza.

Una de las opciones más vistosas y alegres que ayudan a que la decoración de un dormitorio infantil sea un éxito son los vinilos, los podemos encontrar de varios tamaños y de muchos estilos, tanto para niñas como para niños. Los vinilos infantiles son perfectos para colocar en cualquier sitio tanto una , como una puerta o un mueble. El acabado perfecto para esa habitación donde los más pequeños pasaran horas jugando y aprendiendo.