A la hora de la habitación del bebé hay que tener en cuenta que éste debe de ser un espacio agradable y acogedor con el fin de proporcionarle bienestar. En ello tiene mucho que ver tanto los colores como la iluminación.

Los colores neutros como el beige, crema, o naranja suave sirven tanto para niño como para niña y son una muy buena opción, ya que aportan sensación de calidez y tranquilidad. Si elegimos tonos claros estaremos aportando un plus de luminosidad a la estancia y dará sensación de amplitud.

Una vez elegido el color de las paredes podemos optar por diferentes recursos para darles un toque más . En primer lugar tenemos la opción de utilizar, divertidas pegatinas en diferentes motivos que pueden colocarse en cualquier lugar de la y que dan un toque muy divertido a la habitación. Los hay de múltiples tamaños y colores por lo que es muy fácil encontrar un diseño que combine con el tono de la .

También podemos optar por un mural. Son algo costosos pero el resultado es muy estético. Están pintados a mano y los puedes personalizar con el dibujo que más te guste, pudiendo ocupar todas las paredes. Son una excelente idea que además de aportarle un toque de fantasía a la estancia, ayudará a fomentar la imaginación y la creatividad de los más pequeños.

Otra opción es colocar papel pintado para cubrir las paredes. Los hay de múltiples diseños, texturas y colores. Pueden combinarse con cenefas que podrán ir a juego con el . Esta opción aporta a la habitación un ambiente muy clásico y agradable, además pueden combinarse colores lisos con rayas verticales, o elegir un estampado de estrellitas, lunares o muñequitos.

La colocación de cuadros, estanterías o cualquier otro complemento que queramos añadir debe de ser muy sencillo, con el fin de no dar la impresión de que la estancia está muy recargada. Es importante tener en cuenta que puede ser una decoración temporal ya que cuando el bebé crezca querrá decidir su propia decoración, por lo que conviene ambientarla de forma sencilla para modificarla sin dificultad.

Una de las opciones que más de tendencia está actualmente es colocar un fotomural, con originales imágenes infantiles como un castillo de princesas o un astronauta en el espacio.