Para una cocina y acertar tanto en el estilo como en su funcionalidad es necesario tener presentes una serie de elementos como el revestimiento de paredes, distribución de muebles y materiales adecuados que nos vayan a asegurar el éxito.

En primer lugar hay que tener en cuenta cómo vamos a decorar las paredes de la misma para que se integren en una cocina moderna. En estos momentos lo último en decoración son los papeles pintados para el office con motivos relacionados con la comida o con la acción de cocinar, aunque siempre podemos ir mucho más allá y optar por un estilo mucho más personal y elegir un de colores llamativos o hasta un fotomural que nos transporte a otro lugar mientras desayunamos, comemos o cenamos.

La cocina es uno de los espacios del hogar que se mantiene más estático en cuanto a cambios decorativos con el paso del tiempo, ya que suele estar compuesto por electrodomésticos que pueden tener una media de vida de entre 10 y 20 años, y cuyos muebles resultan más costosos de cambiar.

Es por ello que es necesario planificar muy bien el estilo que queremos darle a la hora de montarla, con el fin de convertirla en un espacio agradable, cómodo y sobretodo práctico.

La encimera es uno de los elementos más utilizados y que está más expuesta a las manchas de suciedad, grasa etc. por lo que a la hora de elegirla hay que tener en cuenta que esté fabricada en un material fácil de limpiar.

Al  decorar una cocina no hay que olvidarse de uno de los puntos clave, como es la elección de los muebles, ya que  debemos procurar que estos ocupen poco espacio y que sean compactos por fuera y anchos por dentro. A su vez intentaremos que haya un mínimo de separación entre ellos, en el caso de que tengamos diferentes espacios en la cocina, con el fin de que sea fácil moverse.

Además es preferible que los muebles cuenten con puertas correderas en lugar de puertas abatibles, ya que estas últimas reducen el espacio de circulación y resultan más incómodas.

Es imprescindible que al decorar una cocina no escatimemos gastos en la iluminación, especialmente si se trata de un espacio reducido, por lo que a la hora de elegir el color de los muebles optaremos por colores lisos y a ser posibles claros. Una lámpara grande en color blanco aporta más luz que las lámparas de colores o los pequeños focos de luz.

Lo mismo ocurre con aquellas cocinas pequeñas en las que ni siquiera cabe una mesa de pequeñas dimensiones, es preferible que pintemos las paredes, a excepción de la pared de la encimera donde colocaremos azulejos, con un tono neutro y además añadir un vinilo acorde con el estilo elegido de la cocina para darle un toque de originalidad.

Las barras metálicas son una solución para cocinas con poca capacidad de almacenamiento, ya que podemos colgar en ella gran cantidad de utensilios sin que estos nos ocupen sitio en la encimera, o en los muebles, de esta forma lo tendremos todo a mano.

A la hora de colocar los electrodomésticos resulta muy estético y práctico que estos vayan empotrados en las paredes, de esta forma conseguiremos contar con más espacio en nuestra cocina, a la vez que lo tendremos todo mucho más a mano.