Una habitación juvenil propia de un adolescente es sin duda un espacio muy particular, por lo que hay que prestar especial atención a la decoración intentando que esta sea sobretodo funcional y que resulte atrayente, ya que se trata de un lugar en el que los adolescentes pasan gran parte del tiempo.

En primer lugar no podemos olvidarnos de la mesa de escritorio, esta ha de ser compacta pero que cuente con todo el espacio necesario para poder estudiar con comodidad, leer, y sobretodo almacenar libros, papeles etc. Las mesas de estudio deben contar con una cajonera situada en la parte inferior en uno de los laterales ya que de esta forma se aprovecha mucho mejor la superficie de la mesa para trabajar.

Otro elemento que no podemos olvidar es el espacio para el ordenador o el equipo de música, elementos tecnológicos cada vez más imprescindibles para los jóvenes. Aunque todo ellos sin dejar de lado la estética del dormitorio, la cual debe ser alegre y sobretodo acogedora.

Los colores deben ser luminosos y de tonos claros como el lila, el naranja, o el verde. Los estores son mucho más informales que las cortinas, y si los elegimos en colores claros aportaremos un plus de luminosidad en toda la estancia.

Uno de los secretos para que una habitación juvenil se convierta en única es la decoración de pared, si elegimos el material adecuado conforme a la forma de ser del adolescente conseguiremos un efecto muy especial.

Una de las cosas que más quieren los jóvenes es no estar donde están, inconformistas por naturaleza no hay nada como decorar su habitación con un fotomural de su lugar favorito, como por ejemplo aquella ciudad mítica donde les gustaría perderse.

Lo ecléctico también va con su rebeldía por eso podemos jugar con diferentes papeles pintados para convertir una simple pared en una de los más divertida.

Los vinilos son una solución muy original para decorar las paredes de una habitación juvenil, existen en múltiples tamaños y estilos e incluso es posible personalizarlos con el dibujo o eslogan que prefiramos, gracias a este pequeño detalle conseguiremos darle a la estancia el toque personal que queramos.

A la hora de elegir los muebles en una habitación juvenil un buen consejo es que estos sean compactos, con el fin de que la sala resulte mucho más espaciosa. Los espejos, además de ser muy prácticos, dan sensación de amplitud, por lo que podemos colocar uno en alguna de las esquinas del dormitorio.

Otro elemento decorativo ideal para ellos son los puffs, cómodos y muy originales alegran cualquier rincón y son estupendos para relajarse. Los podemos encontrar  con forma de pera, como cojines gigantes o como asientos en forma de cubo. Y finalmente no te olvides de colocar una alfombra acorde a los colores de la habitación, son cómodas, agradables y muy decorativas.