Cuando pensamos en decorar el dormitorio de un niño podemos crear múltiples combinaciones con todo tipo de diseños y personalizaciones, siempre teniendo en cuenta los gustos y preferencias del pequeño, que también puede ayudar en la organización del nuevo ambiente. Actualmente es posible decorar una estancia infantil con estilos temáticos inspirados en barcos piratas, viajes, mundo submarino y un sinfín de posibilidades.

Para empezar, la decoración de las paredes es esencial para darle un aspecto diferente a la habitación. Encontrarás una gran variedad de vinilos decorativos inspirados en los niños, como por ejemplo trenes, piratas, circuitos de carreras con coches incluidos e incluso vinilos que representan a sus personajes favoritos, como Batman, Spiderman, Toy Story o Cars entre otros.

Los colores pueden adaptarse en función de la personalidad del pequeño o de la decoración que vayamos a incluir. Los más usuales suelen ser el azul o el verde, aunque también  se suele optar por colores más neutros como el amarillo o el naranja. Si quieres sorprender con la decoración una buena solución es elegir dos tipos de papel pintado con colores llamativos para diferenciar la zona de descanso con la zona de estudio o de de juegos.

El mobiliario debe de ser práctico y funcional en el dormitorio de un niño. Lo ideal es que ocupe poco espacio para que pueda moverse con facilidad por la habitación. Para las mesita de noche una buena idea es una pequeña librería rotatoria en la cual podrá guardar sus libros favoritos además de utilizarla como mesita auxiliar. Los armarios con muchos huecos son muy recomendables ya que además podrá aprender a organizar todas sus cosas utilizando cajones de colores. No hay que olvidarse de los prácticos y divertidos puff, que proporcionan descanso y aportan un toque original a la habitación.

Las alfombras son una excelente opción a la hora de decorar el dormitorio de un niño, ya que aíslan el suelo del frio en invierno. Existe una gran variedad de alfombras que puedes adaptar a la decoración con facilidad, eligiéndolas con motivos infantiles, o en tonos acordes con los colores de la habitación, combinándolas hasta con el papel pintado de alegre tonos.

Las decoraciones temáticas permiten crear un mundo paralelo en el cual el niño podrá desarrollar toda su imaginación a la vez que se sentirá identificado con sus gustos y sus personajes favoritos. Fútbol, superhéroes, dinosaurios o naves espaciales, combinando complementos e imaginación es posible convertir la estancia en el lugar favorito de los más pequeños.