El papel pintado es una de las opciones decorativas que más posibilidades nos ofrece ya que existen múltiples modelos que podemos adaptar en cualquiera de las estancias de nuestro hogar u oficina.

Además de su versatilidad el papel pintado se caracteriza por ser una de las técnicas más fáciles y rápidas de colocar, tanto es así que cualquiera puede hacerlo siguiendo una serie de pasos muy sencillos.

 

  • En primer lugar hay que calcular muy bien cuantos rollos de papel pintado vamos a necesitar con el fin de que  no nos falte a la hora de empezar.
  •  A continuación hay que asegurarse de que la pared esté completamente limpia y sin irregularidades. Además esta debe de ser resistente y absorbente.
  • Seguidamente debemos proceder a cortar las tiras de papel. Para hacerlo de forma correcta la medida  adecuada es la altura del espacio más un excedente de entre 5 y 10 cm que nos servirá para compensar posibles diferencias de nivel.
  • Existen papeles que están formados por dibujos, por lo que en este caso hay que tener especial cuidado en cortar las tiras de forma que estas coincidan con la continuación del dibujo de la tira anterior, esto se llama rapport.
  • A la hora de aplicar la cola es necesario remover muy bien previamente y dejarla reposar un tiempo, después se encolan las tiras de papel pintado de forma uniforme.
  • Presionamos las tiras con un rodillo de goma desde el centro hacia los laterales para eliminar las burbujas.
  •  Para quitar las manchas de cola pasaremos una esponja suavemente.
  •  Una vez colocado el papel debemos evitar que se seque con calefacción, es preferible hacerlo a temperatura ambiente.

 

Si seguimos todos los pasos correctamente no tendremos ningún problema en colocar el papel pintado, y convertiremos nuestra habitación en un lugar diferente y con un toque muy personal en un tiempo record.

Las instrucciones pueden variar según el fabricante o el material.